“Carmenes” detectó un planeta orbitando una estrella enana

“Carmenes” detectó un planeta orbitando una estrella enana

Científicos españoles dirigen el descubrimiento del primer gigante gaseoso que orbita una estrella enana. Según los cientificos es un planeta que rompe esquemas, leyes y teorías, porque no debería existir.

Un planeta gigante detectó "Carmenes"
Un planeta gigante detectó “Carmenes”

“Carmenes” detectó un nuevo planeta

Carmenes es un espectrógrafo. El objetivo final es el diseño, construcción y explotación científica de doble canal (visible e infrarrojo cercano) para la búsqueda de exoplanetas parecidos a la Tierra en estrellas tipo M, que utiliza la técnica de velocidades radiales.

Es bueno aclarar que Carmenes es un acrónimo que significa Calar Alto high-Resolutions for M dwarfa with Exoearths with Near-infrared and optical Echelle Spectrographs.

Este instrumento tiene varios años montado en el telescopio de Calar Alto, en Almería. Se encarga de cartografíar las estrellas más cercanas a la Tierra. Estas son estrellas enanas rojas con la característica  de ser más tenues y pequeñas qu el Sol. Es impresionante haber descubierto, en algunas de ellas planetas terrestres  a su alrededor. Se cree que puede  haber agua liquida. Por consiguiente, vida. En el afán de incluir muchas más estrellas en los mapas que realiza el instrumento captaron GJ3512. Inicialmente rechazada por ser muy débil.

Es así como han descubierto que este astro a 30 años luz  le orbita un planeta. El planeta es gigante y posee una masa que equivale a la mitad de Júpiter. Es decir, 150 veces la masa de la Tierra. Ahora bien, lo cumbre del descubrimiento no es el potencial habitable del planeta. Por consiguiente, resulta ser una esfera hóstil de gases con temperaturas a-120º , ya que la estrella no le aporta nada de calor. Lo interesante del planeta es que no debería estar ahí. Por lo tanto, altera todas las teorías de formación planetaria que hasta ahora existen.

Nunca debería existir un planeta así

Las teorías planetarias decían que los gigantes gaseosos se forman cuando el disco protoplanetario que rodea una estrella se van juntando fragmentos rocosos hasta formar esferas con una masa equivalente  a varias veces la de la Tierra. Los núcleos sirven de semilla para el hidrógeno y el helio. A su vez, la envuelven  hasta formar descomunales colosos gaseosos. Ahora es que aparece el enigma, la estrella GJ 3512 tiene un diametro unas siete veces menor que el Sol. Por lo tanto, es demasido poco para acumular suficiente material rocoso. Por consiguiente,”nunca” podría existir un mundo como este. Eso, según las teorías actuales de formación planetaria.

Los autores del hallazgo comentan: “Es la primera vez que se ha encontrado un planeta de este tipo en una estrella así”. El estudio se publica hoy en la revista Sciencie. Así es como Ignasi Ribas, astronomo del Instituto de Ciencias del Espacio, en Barcelona y coautor del estudio, firmado por un ejército de más de 180 astrónomos de 12 países, lo confirma. Sus explicaciones indican:“Es la primera vez que se ha encontrado un planeta deeste tipo en una estrella así”. Al observar la órbita del planeta observan que es muy eliptica. Por eso suponen que hay dos gigantes gaseosos más que no se detectan bien pero influyen en su trayectoria.

“Uno de ellos quedó a la deriva poco después de su formación hace millones de años y ahora es un planeta solitario que viaja por el espacio interestelar” aclara Ribas.

Estudio de nuevas teorías

El nuevo planeta abre una teoría que dice que en la orbita adecuada y a la temperatura precisa los gases pueden acumularse por sí solos hasta formar un planeta sin núcleo. hasta ahora no se habían demostrado planetas sin corazones sólidos. Aunque se cree que Júpiter y Saturno son así. Por lo tanto, este nuevo hallazgo esboza el estudio de nuevas teorías clásicas. Se sumaran formas alternas de alumbrar planetas gigantes con estrellas enanas rojas, que son la gran mayoría en nuestra galaxia, la Vía Lactea.

Este descubrimiento abre una nueva era en la materia según comenta Greg Laughlin, de la Universidad de Yale, EEUU. Comenta que el descubrimiento se ha hecho con un método de detección planetaria que mide el vaiven de la estrella cuando el planeta pasa cerca de ella y la desplaza con su fuerza de gravedad. Este fenómeno detectará planetas asi no pasen por delante de su estrella produciendo un eclipse. El efecto gravitatorio del planeta en la estrella se podrá captar en la luz del espectro visible. Este es el primer planeta cazado gracias a la parte infrarroja del instrumento Carmenes. Laughlin opina que proximamente y con instrumentos similares en los telscopios de Chile y EEUU se podrán cazar planetas del tamaño de la Tierra alrededor de nuestra estrella el Sol.