lunes, julio 22, 2024
Viajes

Visitando el recinto amurallado La Valeta en Malta

Dicen que el viaje es la aventura de descubrir quién somos y con esta filosofía me encontraba recorriendo La Valeta. Esta ciudad de Malta, situada en la península de Xiberras, entre los dos grandes puertos de la costa norte, es una de las joyas de Europa. La Orden de los monjes guerreros rediseñó la estética de Malta en poco más de un siglo y hoy en día sorprende a los visitantes. Solo Ibiza y su ciudad amurallada Dalt Vila pueden hacer sombra a la belleza de La Valeta en Malta. Pero eso es otro cantar, que os contamos en otros viajes donde después de contratar el servicio de alquiler coche Ibiza, recorremos la isla blanca.

En pocas palabras, sino has visitado Ibiza o Malta, te pierdes dos grandes joyas mediterraneas.

La City Gate entrada a La Valeta en Malta

En marzo de 1566 se puso la primera piedra de La Valeta. La entrada a la ciudad se realiza por la City Gate, desde donde comienza la calle Republic, el eje principal que lleva al fuerte de San Elmo. Esta puerta de entrada nos da acceso al recinto amurallado que encierra la totalidad de La Valeta con sus bastiones de hasta 47 metros de altura.

El urbanismo cuadriculado y la unidad arquitectónica.

Visitando el recinto amurallado de Malta

El urbanismo cuadriculado de Francesco Laparelli y la unidad arquitectónica de los edificios de Gerolamo Cassar, seguro que no dejaban indiferente a nadie. En La Valeta la historia y la modernidad se mezclan para ofrecer una experiencia única a los visitantes.
El conjunto escultórico Les Gavroches, de Antonio Sciortino, es una obra conmovedora que nos recuerda el pasado heroico de la ciudad.

Tras resistir el asedio otomano en 1565, los caballeros de la Orden de San Juan decidieron replantearse la defensa de su isla. Fue así como nació una de las capitales más pequeñas de Europa.

La Valette fue uno de los primeros en unirse a la lengua de Provenza.

La Orden de Malta

Te recomendamos visitar la Sacra Infermeria, un edificio de severa fachada que se eleva imponente sobre el Gran Puerto. Este edificio se terminó en tan solo ocho años y estaba administrado por la lengua de Francia. En él no se hacían distinciones de trato entre esclavos, peregrinos, huérfanos y ciudadanos. Después de la última restauración, el edificio alberga el Mediterranean Conference Center, donde podrás ver el audiovisual The Malta Experience, que repasa los 7.000 años de historia de la isla. Cerca de la enfermería se encuentra el único edificio anterior a la fundación de la ciudad, el fuerte de San Elmo, que se construyó tras la llegada de la Orden de Malta a Malta.

El Gran Maestre La Valette

Durante el asedio por parte de los turcos, la orden fue dirigida por el vigésimo octavo gran maestre, El gran maestre La Valette. Fue suya la iniciativa de construir una capital que nunca vería completada, y que, sin embargo, a él debe su nombre. La Orden de Malta se dividía en ocho lenguas según la nacionalidad de los caballeros. La Valette fue uno de los primeros en unirse a la lengua de Provenza.

El Museo Arqueológico Nacional

La residencia del gran maestre, el Palacio del Gran Maestre, es un austero palacio renacentista que se articula a través de dos patios: el de Neptuno, con su escultura de bronce del dios del Mar, y el del Príncipe Alberto, que contiene la torre del reloj Pinto. En su interior, los frescos narran las batallas de la orden y el asedio de Malta, mientras que los retratos de los grandes maestres decoran las estancias junto a pinturas barrocas y tapices dieciochescos. No podemos perdernos el Salón de San Miguel y San Juan, antigua sala del trono, o el Salón de los Embajadores, donde se decidieron los destinos de la isla durante la Edad Moderna. Ambos contienen trabajos de Perez d’Aleccio, discípulo de Miguel Ángel. En otras cámaras podemos apreciar obras de Ribera y Batoni. El Museo Arqueológico nacional se encuentra en el Auberge de Provenza, y los Upper Barracca Gardens ocupan el espacio que antes eran los jardines de la hospedería italiana. Además, a pocos metros, el Museo Nacional de Bellas Artes completa la ruta artística por el mundo de los caballeros de Malta. Actualmente, el Palacio del Gran Maestre es la sede del Parlamento, por lo que cierra durante las sesiones de debate.

Espero que hayas disfrutado de nuestra pequeña guia, una parte de nuestro viaje a Malta. Y no olvides que los tres lugares imprescindibles que debes visitar son La Valeta, Mdina y Gozo. Si buscas otra aventura, ¿por qué no explorar las islas del Mediterráneo como Creta, Sicilia, Corfú, Córcega y Cerdeña? ¡Será un viaje inolvidable! ¡Nosotras regresamos a Ibiza, nuestro punto de partida, esperando a que llegue el verano para disfrutar de las calas de Ibiza!